Compra de un coche kpir

Al adoptar una resolución sobre la compra de un automóvil, primero debemos considerar si buscaremos un proyecto perfecto para nosotros mismos en un concesionario de automóviles, o aceptaremos una oferta de comisión. Ambas soluciones tienen enfermedades y beneficios inmediatos, y cuáles serán mejores para nosotros, según nuestras preferencias privadas y nuestras ofertas financieras. El mayor beneficio de los autos usados y la desventaja de los autos nuevos es su precio. Gracias al hecho de que son más baratos que los autos que salen directamente de la sala de estar, la única cantidad que podemos lograr es incluso una clase más alta. El valor del auto que viene del salón inmediatamente comienza a caer. Después de un año, disminuye en aproximadamente un 30 por ciento, y después de tres años podremos gastarlo por solo un 40 a 50 por ciento del precio de compra. La caída en los números es extremadamente peligrosa para los automóviles muy caros, usados como bienes de lujo. Por lo tanto, por supuesto, lo más rentable es comprar un auto de tres años. Como regla general, no están sobreexplotados y su pago en contacto con una cierta ventaja y condición del automóvil es el más eficiente. Comprar un auto viejo (a pesar de que a veces son muy populares puede mostrar una decisión fatal. En primer lugar, el gasto en mejoras puede resultar más caro que un solo automóvil. En segundo lugar, podemos ser víctimas de un tramposo, que nos oculta diversos defectos y hechos únicos, como cuando pasamos la prueba.

PeniSizeXL

La ventaja de los nuevos vehículos es que podemos elegir el interior y el color. Incluso los detalles más pequeños se pueden adaptar a nuestras necesidades e intereses. Comprar un auto de una mano adicional no le permite realmente elegir un mercado que sea lo suficientemente amplio como para engañarlo en asuntos menos importantes. La amplia gama que ofrecen los salones es para satisfacer los requisitos de los conductores más exigentes. Un automóvil comprado en el concesionario está garantizado, lo cual es una ventaja, pero aún se aplica a nuevos costos. Estamos obligados a financiar las reparaciones que resultan de una explotación saludable, y si no perdemos esta declaración, debemos hacerlas en salones autorizados, donde son mucho más caros. Comprar un automóvil es una actividad en la que debemos tener en cuenta la causa pero no su valor, sino también los gastos potenciales relacionados con su uso. Al comprar un automóvil en la sala de exposición, garantizamos que no nos engañaremos en cuanto a su condición, pero perderemos dinero muy rápidamente, por lo que cualquier venta será desfavorable para nosotros. Si tomamos una decisión apresurada sobre la compra de un automóvil usado, puede mostrar un pozo sin fondo y el dinero en él resultará más desperdiciado que invertido. Por lo tanto, uno debe recordar revisar su destino y sus soluciones con una buena desconfianza de la cara desde la cual lo compramos. Vale la pena ir a una comisión probada, lo que crea una gran opinión. Es una garantía para nosotros que no seremos víctimas de un tramposo. Debe evaluar cuidadosamente sus propias capacidades financieras. El nuevo, aunque usado, nace con la opción más sensata, pero es un asunto aparte, que consideramos la solución más efectiva para nosotros.